Este Blog sólo pretende ser una reflexión sobre algunos temas que giran como un tiovivo en mi cerebro. Quizás tú puedas hacer que en algún momento cesen de dar vueltas.
"La utopía existirá mientras brille una estrella en el firmamento"

"La ciencia más útil es aquella cuyo fruto es el más comunicable" LEONARDO DA VINCI

"Sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da." ANTONIO MACHADO


sábado, 7 de marzo de 2009

La mujer en la enseñanza

Mujer leyendo, 1935 - PABLO PICASSO
-
Desde siempre ha sido preponderante el papel de la mujer en la enseñanza, aún en la actualidad la mayoría de los claustros continúan formados por mujeres, dejando a los hombres relegados a una minoría meramente representativa. En la enseñanza no existen celos profesionales entre ambos sexos y la igualdad es cada vez más patente. Unas y otros colaboran compartiendo un común objetivo: dar a cada alumna y a cada alumno los instrumentos válidos para integrarse plenamente en la sociedad.

De cualquier modo, es la mujer la que más se implica, como norma general, para impulsar en el alumnado las capacidades afectivas, quizás porque el hombre, a estas alturas de la Historia, todavía siente miedo a desarrollar toda su dimensión humana. Sin embargo, son cada vez más los hombres que se incorporan a la tarea educativa asumiendo que, sin un adecuado desarrollo de la afectividad, la educación carece de sentido.

4 comentarios:

mangeles dijo...

Tienes mucha razón. Estoy de acuerdo.

Y ..que bellísimo poema, y que bella canción.

Un beso

Maria Varu dijo...

Quizás ese instinto maternal hace que las mujeres seamos más expresivas emocionalmente, pero como bien dices ambos sexos comparten un objetivo común y creo que para el alumno es bueno y enriquecedor recibir de sus profesores, las características y cualidades que cada uno de ellos tiene por si mismo.

Como en todas las cosas y aspectos humanos en la diversidad está la riqueza.

Un abrazo

deversoenverso.es dijo...

aceptemos que somos diferentes para poder asumir nuestra igualdad.

Edurne dijo...

Suelo amarrar de vez en cuando mi txalupa, la que reposa en mi orilla cantábrica, por tu noray canario, pero no es hasta hoy en que he raseado por este suelo, que me he atrevido a pisar tierra firme.

Veintinueve años de enseñante, docente, MAESTRA, cabalgan conmigo siendo ya parte total de mis días y mis noches. Maestra vocacional, y también creo que bastante maternal! ;) (las rimas van en el lote, jejeje!)

Me ha gustado lo que he leído en este espacio, y si usted da su permiso, volveré, a nado o en txalupa, dejándome llevar por las olas, desde mi Cantábrico, hasta su Atlántico.

Un abrazo!