Este Blog sólo pretende ser una reflexión sobre algunos temas que giran como un tiovivo en mi cerebro. Quizás tú puedas hacer que en algún momento cesen de dar vueltas.
"La utopía existirá mientras brille una estrella en el firmamento"

"La ciencia más útil es aquella cuyo fruto es el más comunicable" LEONARDO DA VINCI

"Sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da." ANTONIO MACHADO


sábado, 1 de enero de 2011

La desesperación de no poder llegar a fin de mes

Comienza otro año después de habernos conjurado comiendo las doce uvas, expresando mil y un deseos y esperando que algunos de ellos, al menos aquellos relacionados con la salud, se conviertan en realidad. Atrás, a menos de veinticuatro horas, queda uno de los peores años de cuantos hemos vivido en nuestra todavía joven democracia. Han sido trescientos sesenta y cinco días marcados por la profunda crisis económica y por las difíciles relaciones entre los dos partidos políticos con mayor representación parlamentaria. Ni PSOE ni PP se han puesto de acuerdo por el bien común en arrimar el hombro, dejando aparte sus pretensiones partidistas y electorales, para intentar empujar todos juntos en la misma dirección con el objetivo de sacar a España del vagón de cola de la Europa sin fronteras y por ello, a día de hoy, continuamos sine die con la espada de Damocles de los grandes inversores internacionales sobre la economía española. De haberse puesto de acuerdo los dos principales partidos, ahora estaríamos hablando de la salida paulatina de la crisis y, quizás, del inicio del crecimiento económico y la correspondiente mejoría en las tasas de desempleo. Pero, sin duda, Spain is different, como lo fue en el siglo pasado y lo ha sido desde siempre, teniendo que aguantarnos incluso con la dictadura franquista durante más de treinta años, mientras los estados fascistas europeos caían en los brazos de la democracia y el Plan Marshall americano sólo daba a España la idea para hacer la inolvidable película del genial Berlanga.

Se ha ido un año inefable - Annus horribilis – para toda las conquistas sociales y, lo que es aún peor, nos ha dejado a todos un poco más pobres a pesar de la Huelga General. Han subido vertiginosamente los hidrocarburos y el transporte, la energía eléctrica y el agua de abasto, pronto lo hará la factura telefónica y las tasas aeroportuarias, al tiempo que entramos en una nueva era de glaciación económica donde los salarios decrecerán y las conquistas de la llamada sociedad del bienestar se irán perdiendo poco a poco.

Es hora por tanto de tomar conciencia ciudadana y encarar la situación que se nos avecina con empeño y con determinación, sin volver a dar cheques en blanco a ninguna formación política a pesar de las promesas electorales que nos hagan que, como un azucarillo, se terminan por disolver tras el cuarto o quinto Consejo de Ministros. Es hora de plantar cara y exigir la extremaunción y posterior entierro del actual sistema financiero que continúa empobreciendo las estructuras económicas y por ello a todas las capas sociales. Es hora de armar un sistema que redistribuya con mayor equidad tanto la riqueza como la pobreza sin que siempre sean unos pocos los que atesoren las grandes fortunas y la inmensa mayoría la que se vea sometida a las fauces de la desesperación de no poder llegar a fin de mes.

4 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

Lo explicas maravillosamente, querido Jose, pero es tan difícil la solución...

O no. Tú la has dicho también: un acuerdo, un pacto PSOE-PP para hacer un fuerte frente conjunto a la crisis económica.

Qué se le va a hacer. Es otra utopía.

Besos cariñosos.

Laura Caro dijo...

Totalmente de acuerdo con Amelia.
Poca solución se le ve a esto y eso es lo peor de todo.
Un abrazo, Noray.

Emilio dijo...

Los únicos pactos que hacen los grandes partidos, amigo mío, son para subirse los sueldos o para no recortarse las pensiones.

Ayer salía en tv. Durán y Lleida -otro que tal- diciendo que de recortar pensiones y sueldos de sus señorías nada de nada, que entonces no se dedicarían a la política, o es que pretendíamos que la cámara de representantes estuviese llena de indigentes y analfabetos (y tras decir esto seguia teniendo la cabeza en su sitio... ¡joder, no se le cayó la cara de verguenza!)

El mismo día, la Cospedal en la radio decía que su sueldo (más de 250.000 euros anuales, ¡que sepamos! está ajustado a lo que trabaja (y como el otro... la cara en su sitio ¡pero esto qué es!)

A mí sí, me dio tal verguenza ajena que todavía estoy rebotado.

Así nos va, así nos fue y así nos irá.

natalia91 dijo...

Este año ha sido la consecuencia clara, de que en un momento pasado hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Ahora envueltos en esta situación, estoy deacuerdo contigo de que hay que protestar y encararnos.¿dónde hemos dejado ese espíritu inconformista? a lo mejor parezco un tanto idealista, pero la juventud de mi día viviremos peor que la pasada...