Este Blog sólo pretende ser una reflexión sobre algunos temas que giran como un tiovivo en mi cerebro. Quizás tú puedas hacer que en algún momento cesen de dar vueltas.
"La utopía existirá mientras brille una estrella en el firmamento"

"La ciencia más útil es aquella cuyo fruto es el más comunicable" LEONARDO DA VINCI

"Sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da." ANTONIO MACHADO


martes, 19 de enero de 2010

Haití es hoy el epicentro de una deuda histórica que estamos obligados a resolver

Haití fue la Perla de las Antillas para la República francesa a partir de 1693, cuando los españoles renunciaron a la administración del tercio de la isla La Española conquistada por Colón en 1492, cuando esa tierra era una magnífica mina de oro. Posteriormente fue convertida en tierra de esclavos que eran llevados desde el África negra para trabajar en las plantaciones de azúcar, tabaco e índigo. Haití fue la primera gran colonia que logró su independencia en 1804 y el primer país del mundo que abolió la esclavitud. Haití, a su vez, fue el refugio seguro para Simón Bolívar cuando fracasó ante los españoles en la primera campaña libertadora y fue precisamente Haití quien financió con dinero y armas gran parte de las posterior campaña del Libertador. Quizás estos cuatro últimos acontecimientos hayan marcado la relación de Haití con su antigua metrópolis y con el resto de países explotadores, porque no olvidaron fácilmente la rebelión haitiana. Francia continuó saqueando a su excolonia hasta 1855 exigiéndole el pago de 90 millones de francos que indudablemente condenaron el desarrollo posterior haitiano durante el siglo XIX. Lo que vino después, ya en el siglo XX, es harto conocido: sucesivas dictaduras de los Duvalier, Papá Doc y Baby Doc, la etapa de Aristide y la dictadura de Raoul Cédras, para volver de nuevo Aristide ayudado por Clinton, entonces Presidente de EEUU, hasta la llegada al poder del actual Presidente, René Préval, en 2006. Sin embargo, estos últimos años, a pesar de que es cierto que se ha hecho un esfuerzo internacional por establecer lazos de cooperación con Haití, es cuando se ha disparado la miseria y la inseguridad porque el gobierno no ha sido capaz de articular correctamente la situación socioeconómica. En la actualidad, se puede afirmar sin temor a equivocarse que, hoy por hoy, no existe un gobierno que gobierne y casi se puede aventurar que tampoco existe el Estado como tal.

Sólo me habita el silencio ante tanta desolación, aunque dicho silencio me queme la sangre y me retuerza las entrañas. No es hora de palabras, es la hora y es el tiempo de la acción. Es el tiempo de exigirle a nuestros gobiernos y a la ONU que el panorama de todos estos países, hoy reflejados en el horror de Haití, tiene que cambiar. No puede permitirse saquear a un pueblo como se ha hecho con el haitiano, permitiendo que una saga de dictadores sátrapas y empresas extranjeras hayan realizado el negocio del siglo y hayan condenado a un país a vivir en el caos. El problema de Haití, más que el cruel y devastador seísmo que ha sacudido su territorio, matando probablemente a más de doscientos mil seres humanos, es la carencia de estructuras políticas, sociales y económicas que sean capaces de asimilar ese desastre y generar un nuevo futuro. El gran problema de Haití es que este terremoto ha hecho saltar en añicos por los aires los restos de una sociedad y el propio futuro. Ya no es tiempo de falsos cantos de esperanza, no es tiempo de reuniones internacionales de donantes, no es tiempo de la falsa solidaridad que durará lo que aguanten las portadas de los principales rotativos del mundo. Ahora es el tiempo de la exigencia, el tiempo del compromiso y de la acción, es tiempo de agarrar el toro por los cuernos y plantarle cara al futuro, es tiempo de las soluciones, es tiempo de una profunda reforma estructural que posibilite que el noventa por ciento de la población salga de la miseria. ¿Cómo es posible que la comunidad internacional permita esta arma de destrucción masiva que es la condena de la mayoría de la población a la pobreza más absoluta? ¿Cómo es posible que se condene al exterminio a más de ocho millones de seres humanos? ¿Es esto un arma de destrucción masiva o no? ¿No intervino EEUU, con la ayuda de diferentes países, en Irak por mucho menor motivo? ¿No invadió la ONU Afganistán por el ataque terrorista a las Torres Gemelas de Manhattan? ¿No es más asesina esta sutil arma que las inexistentes iraquíes? ¿No es más asesina esta injusta situación que el propio Bin Laden y su ejército de Al Qaeda? ¿No es una auténtica atrocidad conocer que la gran mayoría de los haitianos sobreviven con menos de un euro al día, cifrándose su renta per cápita en apenas 600 dólares anuales? ¿Cómo es posible que sigamos mirando hacia otro lado? ¿Para cuándo una Organización de Intervención Rápida (RIO) en el seno de la ONU que sea capaz de intervenir con prontitud? Haití es hoy el epicentro de una deuda histórica que estamos obligados a resolver.

10 comentarios:

Marisa dijo...

Una gran verdad todo
lo que dices.
Haití ya no tenía
nada antes de la
catástrofe, los niños ya
llevaban viviendo en
las calles mucho tiempo.
Algunos que lograron
escolarizar hace poco en una escuela construida con ayuda
humanitaria fué su cementerio.
Mi deseo es el tuyo serán tiempos de pagar la deuda histórica.

Un fuerte abrazo

MarianGardi dijo...

Noray, me has invitado a leer tu comentario y aquí estoy.
Es un buen articulo y un buen razonamiento.
En política, como no hagamos una revolución general de salir todos a la calle y hacer una sentada mundial de brazos caídos no se conseguirá gran cosa y nos iban a hinchar a palos, los mandaos, los militares.
Soy antipolitica aunque me interesa votar y las cosas que suceden en el Mundo, en este sentido estoy de acuerdo con tu excelente articulo.
Creo que el Mundo y sus gobiernos han avanzado y seguirán haciéndolo, aunque vayan despacio.
Un fuerte abrazo Noray

Jesús Arroyo dijo...

Hooooola:
Pero no te preocupes, hombre, el terremoto ha sido la bombona de butano que ha hecho ¡paammm! Han llegado los fusiles para poner paz. Para poner paz, nueva sumisión y sobrevolar las zonas donde comenzarán a poner el cazo y abrir los bolsillos. ¡Ayuda ofrecida! así llamarán al prólogo de este negocio. Si volvemos a Haití dentro de diez años... ¿no habrá niños con los ojos asustados? ¿no habrá población en casas de cartón? ¿no habrá desgobiernos o gobiernos bajo el guión del grande?
Bueno Noray, lo mejor de todo esto es que he llegado a tu otro blog. Haití seguirá siendo pobre gracias a los de siempre.

EL BUSCADOR DE ... dijo...

LLevas toda la razón pero es tan dificil luchar contra la desinformación y manipulación globalizada...

Güisy Pérez-Cuadrado Señoráns dijo...

Tan real como que es su historia, pero con una dificil solución como siempre resulta de difícil ayudar en estos casos de catástrofes.
Un abrazo.
Güisy

My dijo...

nunca será simplememte portadas..
ambos lo escribimos.. ambos tuvimos el mismo deseo y el mismo pensamiento.

el gran problema del mundo noray.. es que el hombre sigue siendo.. hombre.

estoy contigo.
me quedo aqui.
estamos con ellos.
con todos.
para siempre.

te abrazo.

Emilio dijo...

Razón llevas en todo lo que dices por aquí.
Mientras sigamos contando con esa Organización de las Naciones DESUnidas este mundo nunca tendrá arreglo; mientras unos pocos tengan derecho de veto por mucho que acuerden las mayorías, siempre mandarán (manipularán) los mismos.

Un desastre de mundo injusto e insolidario gobernado por gentes sin conciencia.

Un fuerte abrazo.

moderato_Dos_josef dijo...

Así es Noray, tienes toda la razón. Desgraciadamente, de nuevo, pese a lo caótico y urgente de la situación, me huelo lo peor. Y sabes ¿por qué? Porque son negros, en primer lugar, y pobres en segundo, y no tienen nada que ofrecer a cambio, en tercero.
Y en este mundo de ratas en el cual vivimos, no se hace nada porque sí, y aunque ante este problema tenemos y tengamos una clara obligación moral e histórica, sospecho que las multinacionales y los bancos se lavarán las manos, las empresas también, y tratarán de acallar el asunto hasta que nos olvidemos, tal como han hecho y hacen siempre.
Igual que nos hemos olvidado de: Ruanda, Guinea, Benín, Senegal, Tanzania, Zambia, Malawi, Angola, Chad, Centro africa, etc...; y prácticamente todo el continente negro, nos olvidaremos del pobre Haiti.
sin embargo estoy seguro de ello. Llegará el día en que el mundo rico reciba miseria por su miseria...
Un comentario excelente.
Un abrazo.

Verbo... dijo...

Te felicito, has hablado con sinceridad. En 2003 estuve en Francia, y les pregunte' por Haiti.

le abandonaron.

Un beso.
(enlazo este blog)

CaminanteDeNoche dijo...

De acuerdo totalmente contigo, en especial con que hay situaciones mucho más injustas y que requieren mucho menos para solucionarlas que todos los despilfarros en solucionar problemas que no son más que intereses estratégicos de poder y económicos.

Un abrazo